Aventura en pelotas

Aventura en pelotas

¿Qué harías si te despojaran de tu ropa y todas tus pertenencias y te dejaran abandonado en un lugar salvaje, alejado de cualquier rastro de civilización, con un completo desconocido y, además, del otro sexo? Lo que para muchos pudiera alzarse como una auténtica pesadilla, para los protagonistas de ‘Aventura en pelotas’ es una forma de sentirse vivos, de explorar sus límites y descubrir cómo lograron salir adelante los primeros pobladores del planeta.

En cada entrega (un total de seis capítulos de una hora de duración cada uno), un hombre y una mujer totalmente extraños entre sí, deberán aprender a apoyarse el uno en el otro si quieren sobrevivir durante 21 días sin comida, agua ni un techo bajo el que dormir y literalmente expuestos a las inclemencias del tiempo. No tendrán más remedio que salir adelante recurriendo a su imaginación y haciendo caso a su instinto.

Para hacer aún más insólito este nuevo formato de supervivencia, la motivación de los concursantes no puede ser más genuina, ya que la única recompensa de aquellos que logren pasar las tres semanas sin recurrir a la ayuda externa es tan solo la satisfacción personal de haber logrado su objetivo. No hay premios en metálico ni cuantiosas recompensas, solo el orgullo de saber que son unos supervivientes.

‘Aventura en pelotas’ lleva a sus concursantes a parajes remotos en condiciones muy duras que pondrán a los ‘supervivientes’ al límite de sus capacidades. Depredadores, lluvias torrenciales, temperaturas excesivas y todo tipo de infecciones acompañarán a sus participantes a lo largo de 21 interminables jornadas. A cada uno de los concursantes se les permite llevar un solo objeto personal, ya sea un machete, un cuchillo o calzado para transitar por el terreno más hostil que puedan imaginarse. Encontrar su propia agua, cazar y pescar, luchar contra las inclemencias y, sobre todo, no dejar que el terror y la desesperación se apoderen de sus mentes son algunas de las tareas que deberán asumir con éxito si quieren sobrevivir.